Hola! Te cuento mi caso: tengo 30 años, conocí a un hombre de 35 por internet, al instante nos entendimos, él era muy dulce, nos conocimos en persona una noche, fuimos a tomar algo y luego dormirmos juntos en mi casa, al otro día yo tenía que ir a almorzar con mi familia y él me pedía que me quede con él, pero no accedí. Nos volvimos a ver a los pocos días, vino a mi casa, me cocinó, siempre era muy dulce, me escribía constantemente y me preguntaba si yo tendría hijos, me decía que quería conocerme y salir conmigo, que creía que lo nuestro podía resultar. Después de esa segunda vez que vino a casa y dormimos juntos, empezó a estar distante, me decía que tenía mucho trabajo por eso entendí que no me escribiera todo el tiempo como antes. Pero el fin de semana también lo noté distante y después de preguntarle qué le pasaba, me dijo que estaba como deprimido, que no sabía qué le pasaba, pero que no podía conocer a alguien estando así. Yo le propuse que me permita acompañarlo si estaba mal, pero no quiso, y ya no hablamos, me dijo que piense en mí y no en él, porque él no sabe qué quiere. ¿Puede ser que algo que empezó tan bien de repente cambie de un momento a otro, o tengo que creer que me mentía? No logro comprender cómo puede haber cambiado tanto en tan poco tiempo, si realmente la pasábamos tan bien juntos, que ya no le interese que nos veamos más, me duele mucho porque siento que ambos podríamos haber tenido algo muy lindo juntos.
# 2 Conozca el arte de esperar. Dicen que jugar al juego de espera sigue siendo esencial si quiere tener un juego seguro. relación. Si bien hay parejas que han estado casadas durante más de 20 años y que han tenido relaciones sexuales en la primera cita, hay quienes dicen "espere un poco". El arte de la burla ciertamente agregaría algo de emoción a la relación. El sexo solo se sentiría mejor cuando supieras que tienes una conexión emocional entre ellos.
Los celos no necesariamente significan que eres una persona insegura. Algunas veces, dice Blue, la causa de un ataque de celos es un miedo no especificado o una necesidad no cubierta. Para identificarlo, es de ayuda entender tus inseguridades personales y las razones subyacentes para que reacciones de la forma en que lo haces, o lo que Blue llama tu “código fuente”.

Antes de seguir con las razones, es necesario explicar que, muchas veces, cuesta dejar una relación aunque veas que la historia ya no es como antes. Fundamentalmente, por tres motivos. Según explica Carpallo, primero, porque tenemos miedo a los cambios, a arriesgarnos, a salir de nuestra zona de confort. Segundo, por el miedo a no encontrar algo mejor y a pensar que 'más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer' y tercero por el miedo a estar solos, incluso a sentirnos excluidos de los grupos sociales en los que nos movemos no como persona individual, sino en pareja.
Me siento triste, porque me dice muchas cosas, que por momentos me hacen a pensar que quiere algo, pero me frena mucho para hablar o decirle mas cosas, el hecho que me diga que ya esta saliendo con la otra chica. Y que frecuentamos los mismos lugares, sería muy feo para mi encontrarlos juntos, ya hasta hay veces que dudo de la existencia de esta otra mujer, no sé que pensar….
Las personas cuando notamos que alguien nos hace sentir especiales, lo que queremos instintivamente es querer pasas más tiempo con ellas. Cuando el vea que no tienes miedo de desnudar tu alma y mostrar esas emociones, te verá como una mujer ganadora, al no ocultar tu vulnerabilidad, cortas desde la raíz esa idea de que puedan estar jugando solamente. Le demuestras que eres una persona enfocada en las soluciones y no en los problemas.

No hay por qué pensar que hemos hecho o dicho algo que ha podido molestar cuando una persona se aleja sin dar ningún tipo de explicación. Si te hubiera dicho alguna queja o alguna explicación y no se hubiera limitado a desearte buena suerte, tal vez podríais haber intentado solucionar las diferencias, pero de este modo zanjó cualquier posibilidad que pudieráis tener.

3.  Analiza bien el “timing” de tu víctima ( heramienta del libro “El efecto Leopi”), tenemos que asegurarnos que él no está en una época dónde quiera estar solo, su prioridad absoluta sea el trabajo y nada más, que no esté recién salido de una relación larga o que la ex no lo haya dejado traumado contra todo el género femenino, que no sea gay de clóset, que no se quiera ir a vivir a Nepal y que no tenga otras 345 chicas. Importante también es que te presente a sus amig@s y/o familia como su novia, si no has llegado ni a ese título, aún estás lejos del de “esposa”.

Es importante saber que usted puede obtener respuestas a estas preguntas y ayuda si afronta problemas sexuales. Del mismo modo en que usted necesita saber cómo el tratamiento afectará su alimentación, dolor y su capacidad para volver al trabajo, también necesita saber cómo el tratamiento podría afectar su vida sexual. El primer paso es hablar sobre el tema con su doctor o algún otro integrante de su equipo de atención contra el cáncer.
tienes que tener muy claro lo que quieres para poder dar el paso en la dirección correcta. Valorar los pros y los contras y una vez hecho tomar una decisión. Si quieres volver a hablar con él e intentar arreglar las cosas tendrás que ser tú la que de el primer paso, pues es imposible saber en qué punto está él en estos momentos con respecto a la relación.
Es un modelo desarrollado por la Dra. Lenore E. Walker que describe el modo de pensar y el estado emocional de una mujer maltratada. Lo define como una adaptación de la mujer a la situación adversa que, como resultado de su distorsión de pensamiento, le lleva a subestimar el dolor producido en su relación de pareja ya sea minimizando, negando o confundiendo los hechos y recuerdos. Las mujeres que presentan este síndrome son aquellas que han experimentado al menos dos ciclos de violencia completos en su noviazgo o matrimonio. Aunque los hombres también son víctimas de la violencia familiar, el concepto de síndrome de la mujer maltratada típicamente se refiere sólo a las mujeres, pero hay que saber que la misma o una mentalidad similar podría aplicarse también a los hombres maltratados.
Otro paso para ayudar a una mujer maltratada psicológicamente, consiste en hacerle ver que puede reorientar su vida sin la necesidad de convivir con el agresor. Las mujeres maltratadas sufren en muchos casos del síndrome de Estocolmo doméstico, el cual consiste en perdonar al victimario cuando este manifiesta signos de arrepentimiento por sus malas palabras y conducta agresiva.
Siempre hemos salido como amigos, yo notaba miradas e indirectas por su parte pero es como si no se atreviese a dar un paso más allá sin mi permiso, así que no llegamos a pasar de ahí, además yo todavía no estaba segura de mis sentimientos por él. Casi siempre era él el que me mandaba mensajes, no muy a menudo uno o dos por semana, a veces dejaba una semana por medio, dos o incluso 17 días… tampoco controlaba mucho cada cuanto me escribía, pero los mensajes eran recíprocos, si él no escribía lo hacía yo, siempre buscábamos una excusa para preguntarnos algo o hablar. Nos veíamos con el grupo y a solas también.

Nunca olvides: todos tenemos derecho a tener una vida privada, a encontrarnos con nosotros mismos en medio de la soledad y el silencio y a no querer hablar, temporalmente, con nadie. Trata de ser paciente, ¡ponte en el lugar del otro!, quizá lo que necesite sea un poco de espacio para él, y procura que tus comentarios sobre el tema sean sutiles e inteligentes, no sentenciosos y agresivos. De esta manera sabrá que puede contar contigo como pareja, amiga y consejera.
Ayer no me llamo al fin, ya es medio día del otro día y nada de nada. ya yo creo que me voy a alejar y hacerme a un lado porque no se si insistirle y volverlo a llamar o ya dejar así. Yo nunca lo busque mucho pero estos días si he tratado de hablar con el pero el siempre saca excusas para hablar luego. Tu crees que algún día este chico me busque? porque al inicio si estaba bien tragado jaja me llevaba flores hablaba con mis amigas para ver que me gustaba y me decía que esta vez quería hacer las cosas bien, después se empezó a alejar y paso todo esto. Será que me va a volver a buscar? igual así si sea yo si pienso dejar las cosas ya así.
Un amor emocionalmente inteligente, lleno de empatía por la persona con quien hemos elegido formar una familia, con una comunicación asertiva, desde el respeto a uno mismo y a nuestro compañer@ de vida para darle a nuestros hijos una familia donde sentirse seguros, donde crecer y prosperar, donde desear reír juntos y sentirse que tienen el mejor padre y la mejor madre del mundo es la finalidad de este libro, fruto de años de trabajo con parejas en crisis.
Me cuentas que te causa mucho dolor pensar que él se interesó en otra persona cuando estaban intentando volver a estar juntos, sin embargo, me parece que únicamente eras tú quien estaba intentando volver a la relación. Incluso, aceptaste vivir situaciones que sólo vivirías si es que tuvieses una relación formal con él y lo hiciste a pesar de que sabías que ‘oficialmente’ estaban separados.
En fín. Al año conocí a un chico de 20 años, yo tenia 17 y algunos meses. Nos empezamos a conocer y a hablar cada día, de tonterías, y luego más en serio, me explicó que había salido hacía unos meses de una relación rara de follaamigos – chica de la cual el se enamoró -, yo le expliqué mi historia. Un día me pidió una cita. Quedamos y fue precioso todo. Me llevo a un mirador y hablamos hasta las ocho allí arriba, se veía todo Castelldefels. No entendía porque esperábamos tanto tiempo pero fue porque quería enseñarme algo: A las ocho en punto bajo los asientos del coche y nos estiramos cada uno en su asiento, la luz del sol se esfumaba poco a poco entre las nubes que dejaban caer pequeños rayos anaranjados entre las montañas y la luna llena empezaba a verse. A partir de aquel día empezamos a queda hasta que un día sin más estábamos saliendo. Fui la primera novia que presentó a su familia, me llevo incluso a Valencia a conocer a su prima. Él siempre fue un ligón. Después de seis meses de relación él empezó a hacer cosas raras, conoció a otra chica y empezó a quedar mucho con ella, aunque me lo decía nunca me la presentó como al resto de sus amigas (nos veamos como mucho dos veces a la semana, necesito mucha libertad y acostumbro a tener plena confianza en mi pareja, pero algo me olía raro porque aquello no era normal). Fui muy madura hablando con ella para que viniera a la fiesta sorpresa- eso sí, sin mentir y diciéndole que no se que se traían entre manos o que estaba pasando pero que no quería ser una cría irracional y que en todo caso viniera por él, porque sabia que eran muy amigos en poco tiempo ( así de paso yo también veía que panorama había entre ellos) – que le preparé a él. Aún así la chica no vino, esa misma noche lo hicimos. Me sentía preparada y no me arrepiento de ello. A la semana lo dejamos. El aún pensaba en Paula, su follaamiga. ME DEJO ASÍ, diciendo que no me quería ya igual. En su coche (le di una segunda oportunidad entre medio de este lío, y yo cuando vino a suplicarme esa segunda oportunidad lo miré a la cara y le dije: ahora mismo te estoy mirando y no siento nada, me cerré). Hace poco recibí un mensaje suyo pidiendo disculpas por como fue los últimos meses y que si algo me había definido siempre fue mi sinceridad. Después de que me dejara he estado cerrada del todo sin sentir nada por nadie durante un año y medio.
El problema no es hablar de tus sentimientos y que te lastimó. El problema es la FORMA en que le hablas de tus sentimientos. Hay que recordar que los hombres son diferentes a las mujeres, por lo tanto debemos de aproximarnos de la manera en la que ellos lo puedan comprender mejor: usar analogías que ellos conozcan, y mantenerse positivas, siempre con una sonrisa para que no se vea que estás mortificada y que morirías si él no "cambia".
×